27 abr. 2011

Soy soldado del pinguino!!!

Todo esta tan fresco que el dolor no da lugar a la objetividad.

Seis meses no nos alcanza para dimensionar ni la pérdida ni los logros. Éstos logors... Los de unirnos para conmemorar a un militante, un amigo, un padre, un hermano. Un tipo que vino a despertar en nosotros lo que creímos inexorablemente dormido, casi olvidado. Ese Hombre que pasó como una tormenta por nuestras vidas y nos empapó, como agua de lluvia, hasta lo mas profundo. Una tormenta que nos sacudió a fuerza de rayos/ideas y truenos/palabras.

Una tormenta que vino, nos empapó de verdades y se fué como vino. Desde el sur.

Gracias Néstor por tus chubascos de lucidez. Por tus relámpagos de esperanzas. Y gracias por dejarnos, tras tu partida, el sol.